Daniel Day-Lewis

Daniel Day-Lewis

Daniel Day-Lewis anunció que después de su última película, El hilo invisible, dejará la actuación. Es una pena para el mundo del arte y para todos aquellos que disfrutamos del cine que alguien, después de 35 años de carrera y 21 películas, se despida.

No se va con las manos vacías, entre sus muchos galardones atesora 3 Oscars como mejor actor. Y los elogios de los encumbrados de la meca del cine como Martin Scorsese que dijo de él “simplemente es el mejor actor de su generación”. Como la semana que viene se celebra una nueva edición de los Oscars, queremos rendirle un homenaje con algunas de sus mejores películas.

Mi hermosa lavandería

Antes de Brokeback Mountain, llegó en 1985 Mi hermosa lavandería. Fue el papel que lo puso en órbita. Llegó a amenazar al director con romperle las piernas si no se lo daba. No hizo falta… Daniel encarna a un punk homosexual enamorado de un pakistaní con el que pone una lavandería. Todo un canto a la igualdad en los años 80.

 

Película Mi hermosa lavandería

 

 

cinturón para hombre de cuero marrón con chinos y camiseta

 

Mi pie izquierdo

Quizás esta sea la película que lo catapultó, no solo al primer Oscar de su carrera, si como un personaje algo peculiar. Se metió tanto en su papel de tetrapléjico que se pasó 8 semanas en un psiquiátrico de Dublín. Durante el rodaje, no se bajó de su silla de ruedas, aprendió hablar como el protagonista al que interpretaba e, incluso, aprendió a pintar con el pie izquierdo. En el set de rodaje llegaron a estar un poco hartos de él porque hacía que lo alimentaran, lo levantaran con cuerdas y lo bajaran y subirán del coche cada vez que llegaba a plató. Vamos que se metió en el papel.

 

Daniel Day Lewis en la película Mi pie Izquierdo

 

El último Mohicano

Habré visto esta peli un millón de veces y no me canso. La banda sonora es extraordinaria. Pero a Daniel, lo que más le preocupaba era meterse en el papel. Y una vez más, lo volvió hacer. Durante 6 meses estuvo aprendiendo a vivir de la tierra, rastrear, pelar animales, construir cabañas y canoas y, por supuesto, dominar el arte de luchar con hacha.

El último Mohicano protagonizada por Daniel Day Lewis

 

Gans of New York

Fue Martin Scorsese quien hizo que Daniel volviera a la interpretación después de un parón donde se fue a vivir a Italia para aprender hacer zapatos. Un carnicero villano con un ojo de cristal, un cuchillo y la intención de mandar en su territorio de New York, le hicieron estar nominado a los Oscars una vez más.

 

La película Gans of New York

 

Pozos de ambición

Y aquí le llega la segunda estatuilla. Su papel de magnate petrolífero sin escrúpulos agranda su leyenda. Los 20 primeros minutos no dice ni una sola palabra. Solo con sus gestos y su mirada, estaba claro que el ganador de ese año iba a ser él. Su compañero de reparto, Paul Dado, cuenta que en todo el tiempo de rodaje no le dirijo la palabra. Según dijo, Daniel Day-Lewis no quería empatizar con alguien a quien tenía que odiar en la peli.

Daniel Day Lewis en Pozos de Ambición

 

Lincoln

Spielberg sabía que nadie más que él podía darle vida a uno de los presidentes más importantes de los Estados Unidos. Y, una vez más, el actor se tomó el papel muy en serio. Caminando encorvado, hablando con la voz rota y en un lenguaje antiguo se pasó todo el rodaje. Así ganó su tercer Oscar.

 

Lincoln de Daniel Day Lewis 

in the blue loop: blog de moda masculina

avatar

Noemi Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.